Go to Top

¿Qué opinan los alumnos de nuestra formación?

El próximo 19 de enero de 2018 comenzamos en Redes la décima edición de nuestro curso “Intervención Terapéutica en Sistemas Familiares (Nivel 1)”.

A lo largo de estos años, hemos sido parte de 9 sistemas formativos diferentes, cada uno con su propia identidad, reglas y características, cada uno con su propio nacimiento (y muerte) como sistema.

Al final de cada curso, pedimos a nuestros alumnos una memoria final, donde nos cuentan cuál ha sido su experiencia en este curso, qué aspectos han resultado más valiosos para ellos, tanto a nivel personal como profesional, y de qué manera han integrado el modelo sistémico en sus vidas.

Con motivo de esta décima edición, hemos revisado estas memorias y, al hacerlo, hemos encontrado varios puntos en común que se repiten en la mayoría de los relatos y que nos gustaría compartir con vosotros:

  1. La metodología de trabajo,
  2. El clima generado,
  3. La “mirada” sistémica,
  4. El crecimiento personal,
  5. Las habilidades profesionales.

 

  1. La metodología de trabajo.

Con respecto a la metodología de trabajo, uno de los aspectos que más valoran nuestros alumnos está relacionado con el carácter vivencial del curso y el uso frecuente de dinámicas grupales que permiten un aprendizaje profundo de los principios fundamentales del modelo sistémico. En Redes, hacemos mucho hincapié en el aprendizaje a través de la acción y la utilización de la propia persona y su subjetividad como una herramienta más al servicio de la intervención familiar. En este sentido, se pone en juego la propia persona ocupando diferentes roles (no solo el rol profesional) lo cual permite experimentar distintos puntos de vista que serán de utilidad a la hora de poder entender y ver de manera compasiva a las personas en los sistemas en los que participamos. Algunos alumnos también destacan que el carácter vivencial de nuestros cursos implica cierta dificultad añadida, pero que se compensa en un aprendizaje más profundo y perdurable.

“Es una de las pocas ocasiones en las que he podido vivir una formación teórico-vivencial que de verdad es vivencial, para lo bueno y para lo malo. Para lo bueno porque el aprendizaje que se desprende de aquí es perdurable, fuerte, indeleble y tiene un eco en mi presente y futuro. Para lo malo porque ese aprendizaje no es fácil, no es un camino de baldosas amarillas y es difícil darse cuenta de elementos en tu vida que no se sabe aún como gestionar” (Lidia, Pedagoga y Mediadora)

 

“La combinación de la teoría con las dinámicas grupales nos ha permitido experimentar sensaciones nuevas a través de los ejercicios, y poder observar nuestras reacciones en diferentes roles”. (Alejandra, Psicóloga)

 

  1. El clima generado.

Nuestros alumnos resaltan la comodidad con la que se han sentido a lo largo de esta formación, así como la sensación de encontrarse en un espacio de seguridad que les permite explorar el modelo con mayor confianza y permiso hacia sí mismos y hacia los demás. Un eje central de nuestro programa formativo tiene que ver con la confidencialidad, aspecto sobre el cual insistimos y nos entrenamos constantemente, y que nos permite asegurarnos las condiciones necesarias para trabajar en un espacio de respeto, profesionalidad y libertad de expresión intelectual y emocional.

“Desde el primer momento se creó un clima de cercanía, confianza y profesionalidad a partes iguales. Los profesores nos acercaron al modelo a través de un método flexible y natural, al ritmo de la clase, adaptándose al alumnado con aceptación y haciendo que cada uno de nosotros nos sintiéramos partes del sistema desde el primer día”. (Rebeca, Psicóloga).

 

  1. La “mirada” sistémica.

En los distintos testimonios recibidos, nuestros alumnos nos cuentan de un cambio en su manera de observar a raíz de haber estudiado el enfoque sistémico. Este modelo no es solamente una escuela psicológica o un conjunto de herramientas terapéuticas, sino una matriz de entendimiento y un modelo para leer la realidad que rompe con el esquema lineal y reduccionista tradicional, y que permite ampliar la mirada para incluir en la misma fenómenos que anteriormente pasaban desapercibidos. Nuestra formación está orientada hacia un cambio en el modelo epistemológico. Se trata de un mapa novedoso para observar y describir nuestros contextos personales y profesionales que tiene como punto de partida la aceptación de lo que hay, sin juicios.

“Mi sensación personal es de haber abierto los ojos, de ponerme otras gafas en mi vida diaria. Esto tiene un poder inmenso, puesto que nos sitúa y nos coloca a cada uno en un lugar de nuestro mundo que antes podía pasar desapercibido. El hecho de comprender una jerarquía, tener la imagen mental del genograma, ver los grupos fusionados o desligados, hacernos conscientes de nuestro cuerpo, escuchar el aviso del juicio y controlarlo, apreciar y respetar los procesos de duelo y empezar a entender lo que significa comunicación, nos ha abierto un nuevo camino por el que andar y crecer como personas y profesionales”. (Rebeca, Psicóloga).

 

“Me siento agradecida de tener un marco tan amplio en el que encuadrar, comprender y dar lugar a diferentes interacciones y movimientos que se producen en cualquier sistema. Me proporciona un margen de visión y me permite comprobar cómo los elementos van encajando y cuál es el juego que se pone en funcionamiento, y qué posibles consecuencias tiene dicho juego”. (Inés, Psicóloga Especialista en Ps. Clínica).

 

  1. Crecimiento personal

Si bien nuestra formación no está centrada en un trabajo terapéutico personal, muchos de sus contenidos tienen una resonancia personal inevitable. Esto, sumado a la metodología vivencial y el trabajo basado en la propia experiencia, da lugar a que los alumnos puedan trasladar los principios de este modelo a la observación de su propia familia y a sus contextos inmediatos. Así, muchas veces se dan cambios en los procesos de diferenciación y evoluciones en el ciclo vital, acompañados de una toma de conciencia y responsabilidad acerca de las dinámicas familiares en las que participan.

“Uno de los beneficios que he obtenido del curso es aprender sobre mi propia historia, y a mirar sin juzgar, tanto hacia mí y mi familia, como hacia los pacientes” (Chus, Psicóloga Especialista en Ps. Clínica).

 

“He gozado de un increíble viaje personal, a través del entendimiento y comprensión de mis orígenes y mi diferenciación con ellos, entendiendo que para ser yo misma no necesito luchar, me basta con serlo, sin reaccionar a todo y sin gastar energía en mantener círculos viciosos (…) En este curso he aprendido a parar y respirar mis emociones, saber de dónde vienen, chequearlas, entenderme a nivel físico, emocional, intelectual y espiritual“. (Marta, Abogada de familia).

 

“El curso me ha ayudado a ver a mi familia con más amor, con más ternura, de una forma sencilla (…) me permite dejar atrás lo que no me gusta, lo que me suponía una carga, sin juicios y sin drama.” (Inma, Médica de familia).

 

  1. Las habilidades profesionales.

Por último, los alumnos valoran la adquisición de habilidades profesionales generales de mucha utilidad a la hora de trabajar con familias. Habilidades que, dado el carácter multi-profesional de nuestros cursos, pueden desempeñarse desde una gran variedad de ámbitos. Entre ellas, la posibilidad de conectar de una manera más genuina y compasiva, desde una posición de mayor igualdad. También resaltan la utilidad de incorporar una mirada más amplia que permite ver más allá del síntoma y que otorga valor a aspectos anteriormente pasados por alto. Finalmente, un aspecto en el que coincide prácticamente la totalidad de nuestros alumnos, es el haber aprendido a mirar a las personas y a los sistemas con menos juicio, habiendo avanzado en la descripción y exploración de lo que se les presenta desde el respeto y la comprensión. El modelo sistémico nos permite entrenarnos en la observación descriptiva, aceptando lo que las familias nos ofrecen con generosidad y sin juzgar su propia idiosincrasia, sus normas y formas de relacionarse. De esta manera logramos conectar con ellas desde una posición de humildad y aceptación, explorar sus historias y comprenderlas realmente. Sólo desde este lugar podremos acompañarlas en la transición hacia nuevas formas de relacionarse que sean más eficaces, funcionales y claras para todos sus miembros.

“Cuando me relaciono con un paciente o familiar, entiendo que pertenece a otro sistema con sus normas y límites que yo no conozco, y que le influyen en su manera de ser y actuar. Esto me ayuda a aprender a no juzgar a los demás, independientemente de que apruebe o no sus actitudes o comportamientos” (María del Mar, Enfermera).

 

“He de destacar que la existencia del grupo reflexivo me da la confianza del trabajo en equipo y la perspectiva de poder ampliar la visión de nuestros puntos ciegos, con lo que el trabajo puede enriquecerse de manera significativa.” (Mabel, Médica de Cuidados Paliativos).

 

Desde Redes queremos agradecer a todos los alumnos que a lo largo de nueve ediciones han depositado la confianza en nosotros para formarse. Nos honra enormemente haber podido aprender junto a vosotros y compartir este modelo que tanto nos apasiona.

Si quieres saber más sobre nuestra oferta formativa puedes entrar en nuestra PÁGINA DE FORMACIÓN o escribirnos a info[arroba]institutosistemicoredes.com

Comentarios (2)

  • eulalia carrillo cava enero 25, 2018 - 1:42 pm Reply

    Para mi, en mi vida, existe un antes y un después de entrar en contacto con Redes y con la psicologia sistémica. Un nuevo y distinto enfoque de mi vida, de mis relaciones familiares,de mis relaciones personales y de mi trabajo. Una mirada nueva y profunda que me ha permitido crecer, a nivel personal y profesional, en un momento critico y muy duro. Y todo dentro de un espacio de seguridad, de reflexión, de cariño, sin juicios. Os estaré agradecida siempre por brindarme la oportunidad de impulsarme hacia el nuevo camino que, sin yo saberlo, comenzaba. Mil gracias, Roger y Fuensanta.
    (Lali, abogada de familia y mediadora)

    • Redes enero 30, 2018 - 8:06 pm Reply

      Querida Lali. Nos llena de gratitud tu comentario. Para nosotros es un regalo ser testigos de la entrega y la apertura de personas como tú que, desde la responsabilidad y la libertad toman posesión de sus vidas y las transforman para su bien y el de su entorno.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.