Go to Top

¿Por qué bailamos?

Vivimos en una sociedad frenética, cuya actividad continua va a una velocidad desmesurada. Es raro el que no siente ansiedad y una sensación constante, a veces aplastante, de no llegar nunca a alcanzar los objetivos. Un mundo de hacer constante, de demostrar, de acción, de “vamos hacia adelante, sin mirar atrás”.

En este contexto, cada vez se extienden más prácticas de meditación que nos dan herramientas para pausar, vivir el momento presente, respirar y sentirnos. Volviendo a “ser” aunque sea unos instantes, conectar con uno mismo y darnos un respiro en este hacer continuo, muchas veces compulsivo y automático.

En Redes, la práctica que nos ha enamorado, que practicamos y desarrollamos se llama 5Ritmos y se asienta en la meditación a través de la danza y el movimiento.

¿Y por qué bailar?

Porque es una forma de adentrarnos en nosotros mismos, acompañando a nuestra locomotora de hacer, dándole movimiento, respiración y atención. No negándola, ni acallándola, sino dándole toda nuestra atención y entregándonos a ella sin juicio. No obligándola a pausar de repente, sin más, sino moviéndonos con ella, dejándola fluir, expandirse y contraerse.

Bailamos para acunar a nuestra mente de vuelta al ser. Para envolver nuestro cuerpo en nuestra propia presencia a través de la respiración y el movimiento. Para que nuestro corazón sienta y sintonice con nuestro cuerpo y nuestra mente. Para conectar con algo más grande que nosotros, que nos sostiene.

Bailamos, siendo sostenidos por la estructura de la Ola de 5Ritmos, para seguir nuestros pasos y crear nuestra propia coreografía.

Bailamos para seducirnos, poco a poco, de vuelta hacia la quietud.

Bailamos y exploramos nuestras anclas de presencia: respiración, movimiento y partes del cuerpo.

Bailamos para seguir nuestro anhelo de movernos libremente en este cuerpo que tenemos desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte. Para poder sentirlo cárcel, sentirlo templo, sentirlo nuestro y, a veces, ajeno.

Bailamos para darnos toda la atención y espacio a nosotros mismos. Para conocer quiénes somos. Bailamos para, desde nosotros, encontrar espacios disponibles para conectar con el otro y observar cómo somos al relacionarnos. Bailamos para dejarnos sostener por el grupo y explorar nuestro lugar en la comunidad.

Algunos vivimos más en el mañana, otros en el ayer ¿Y qué ocurre con hoy? Volviendo a nuestro cuerpo en movimiento nos seducimos al aquí y ahora una y otra vez, respiración tras respiración, paso tras paso.

Volviendo a nuestro cuerpo en movimiento, lo convertimos en puro arte, en potencial creativo. Nos adentramos en un espacio de improvisación donde puede emerger lo que hay sin juicio, pudiendo ser expresado, movido, danzado, respirado. Soltándonos, dejando lo que ya no nos sirve para hacer espacio para lo nuevo que puede nutrirnos.

Nuestro cuerpo recuerda, es nuestra biblia viviente de cada experiencia, recuerdo, vivencia. Y nosotros lo honramos ya que es en él donde ocurren nuestros pensamientos, emociones, donde se desarrolla nuestra vida. Es desde él desde donde actuamos, amamos, vivimos y respiramos.

Existen infinitas herramientas y prácticas para volver al presente, para retomarnos desde dentro, para alinear nuestros cuadrantes y, en definitiva, vivir más en paz. En REDES, nosotros bailamos… ¿Y tú?

 

Autora: Irene Hernández Sánchez

Web: http://irene5ritmos.com

Comentario (1)

  • ¿Por qué bailamos? | Instituto Si... diciembre 11, 2015 - 6:20 pm Reply

    […] Vivimos en una sociedad frenética, cuya actividad continua va a una velocidad desmesurada. Es raro el que no siente ansiedad y una sensación constante, a veces  […]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *