Go to Top

Metodología

Metodología

Las personas y las familias nos vemos sometidos a muchas tensiones a medida que vamos atravesando por las distintas etapas de nuestra vida. Nos vemos obligados a elegir y cada elección supone dejar atrás otras posibilidades.

A menudo nos encontramos con sentimientos opuestos: por un lado queremos seguir adelante, darnos la oportunidad de crecer, y, por otro, nos sentimos culpables por dejar en un segundo plano a otros. O nos ocupamos de las necesidades de los que amamos, o de las nuestras. O nos ocupamos de formar nuestra propia familia o de la de nuestros padres. O nos ocupamos de nuestros hijos o de nuestra vida de pareja. O nos ocupamos de los vivos o de los muertos… Es difícil equilibrar las fuerzas. Mantenerse y cambiar, ser igual y diferente, ser un individuo y pertenecer a una familia, recordar el pasado y aprender cosas nuevas. A todos nos pasan cosas parecidas, de la misma índole, pero cada uno de nosotros somos un ser único. Todas las familias pasan por situaciones similares, pero cada familia es un mundo irrepetible.

En REDES desarrollamos modelos de trabajo que intentan compaginar esas dos realidades. Por un lado, experimentar que nuestros problemas los comparten otros nos hace sentir acompañados y nos aporta recursos para solucionarlos. Por otro, encontrar un traje a medida hace posible resolver un conflicto en particular.

Nuestro trabajo es necesariamente una mezcla de diferentes modelos. Los más importantes son:

 

  • Modelo sistémico. Basado en la Teoría General de Sistemas, se centra en trabajar el contexto en el que se da el problema, sobre todo en la red de relaciones alrededor de la persona que lo presenta. En este sentido, nos interesa averiguar, más que el por qué aparece el síntoma o problema, el para qué sirve dentro del ordenamiento actual de relaciones y el encontrar otra forma nueva de relacionarnos en el que el síntoma ya no sea necesario.
  • Existen dos grandes escuelas: la Terapia Familiar Estructural, que se basa principalmente en el ordenamiento de los límites entre los diferentes subsistemas familiares, prescribiendo tareas a los distintos componentes de la familia encaminadas al establecimiento de los mismos, y la Terapia Familiar Estratégica, basada en intervenciones diseñadas para cambiar la percepción y establecimiento de una realidad concreta, persiguiendo abrir nuevas formas de relacionarse con esa realidad.
  • Modelo constructivista. Se trata de un modelo epistemológico, es decir un posicionamiento ideológico en las premisas y las formas de hacer terapia. Según él, la realidad se construye mediante la interacción con los demás, en el mismo momento en que se está dando. Es decir, el terapeuta no puede pretender ver “desde fuera” lo que le está ocurriendo al paciente y aplicar una técnica para que éste se cure.
  • Asimismo, el paciente no puede recibir un tratamiento desde fuera sin su intervención activa para curarse. Se trata de una relación entre dos realidades, un encuentro en el que cada uno tiene un papel activo (considerando activo incluso el no hacer nada).
  • De esa relación de intercambio entre el terapeuta y la familia o el individuo nacen opciones nuevas para el cambio.
  • Modelo humanista. Concibe al individuo de una forma global, con recursos propios para percibir y cambiar su realidad. Recogemos de ese modelo la igualdad del terapeuta como persona y la necesidad de su trabajo continuo para el crecimiento personal, el respeto a la persona y su capacidad de elección, el trabajo en el aquí y el ahora, no tomando la responsabilidad de las cuestiones del otro.
  • Desde este modelo, trabajamos los procesos de duelo de forma individual o grupal, entendiendo por duelo cualquier pérdida física o emocional, de personas o situaciones, basándonos en los métodos de expresión emocional y grupos de soporte iniciados por la Dra. E. Kübbler-Ross, o el trabajo individual y grupal mediante el proceso M.A.R (Movimiento para el Agradecido Recuerdo) de Carlos Ordiozola, y también métodos provenientes de la Psicoterapia Dinámica Breve.

Desde estas perspectivas, estamos interesados en seguir construyendo entre todos, redes de apoyo para crecer como personas en este universo que se nos ha dado.

¿Por qué aplicamos diferentes modelos a nuestro trabajo?

  • Porque cada problema es diferente y debe ser abordado desde una perspectiva única.
  • Porque la combinación de diferentes modelos enriquece el enfoque que se da a cada situación.
  • Porque hay que tener en cuenta las distintas técnicas según se trate de un individuo o una familia.