Go to Top

El proceso de diferenciación: un camino para saber quién soy

La diferenciación es una tarea que comienza en el momento en que una persona nace y se va haciendo autónoma física y emocionalmente de sus padres. Es un proceso largo y difícil que a veces no termina nunca, y se refiere al movimiento por el cual los seres humanos nos vamos desvinculando lentamente de la fusión inicial con nuestros padres y nos movemos hacia la propia autonomía personal.

Muchas veces es una tarea dolorosa, ya que es un ejercicio de dejar ir, de aceptar la muerte propia y ajena, y de considerar la vida como un proceso que únicamente se mueve hacia adelante. Implica reconocer que nuestros padres nos dejarán solos en algún momento y deberemos seguir viviendo con lo que hayamos hecho de nosotros mismos hasta entonces, y aceptar que nuestros hijos no nos pertenecen, y que son dueños de sus propias vidas y decisiones. Una persona se mueve hacia la diferenciación cuando es capaz de mirar hacia atrás pudiendo agradecer y respetar los valores recibidos de su familia de origen y a la vez mirar hacia adelante y tener el coraje de ejercer estos valores en sus propios términos y circunstancias vitales.

En general, se trata de un proceso que debe ser leído entre líneas: no siempre todo lo que se ve a simple vista puede ser interpretado en esos términos. Este es un hecho que yo comprendí en carne propia y quizá algunas líneas sobre mi proceso sean más clarificadoras que una explicación teórica al respecto:

Mi nombre es Lucas y nací en Neuquén, una pequeña ciudad de la Patagonia argentina. A los 17 años dejé esta ciudad y me fui a vivir a Córdoba, a 1200 km de allí, para estudiar en la Universidad. A día de hoy, sólo he vuelto a mi ciudad natal de visita y he vivido en otros 3 países, siendo Murcia mi hogar actual y donde he decidido formar mi propia familia.

El hecho de haber dejado mi ciudad natal desde temprano y haber podido estar en tantos sitios me hizo pensar, durante mucho tiempo, que mi diferenciación era un hecho y que estaba persiguiendo mis objetivos de una manera autónoma, genuina e independiente. Cuando comencé mi formación en Sistémica muchos de estos presupuestos se vieron puestos en duda, y descubrí que los caminos de la diferenciación eran más complejos e interesantes a como yo los entendía.

Poder vivir a 11.000 km de mi familia de origen no significa que esté diferenciado, aunque tampoco es cierto lo contrario. Pensar que la diferenciación está relacionada, directamente, con que los miembros de una misma familia puedan vivir en sitios diferentes es hacer un análisis reduccionista y simplista de un proceso complejo y con muchos matices. La distancia física no es un factor determinante: una persona puede estar diferenciada compartiendo techo con sus padres, como indiferenciada viviendo en la otra punta del planeta, y lo contrario es también igual de válido.

Según Bowen, por definición, todas las personas tenemos un grado de indiferenciación nada despreciable con nuestras familias de origen. Para mí, esta ha sido una buena noticia, ya que me ha permitido ver que en esto de estar “indiferenciado” todos tenemos cierto grado de maestría; no estamos solos. Cuando miro mi proceso de emigración a la luz de la diferenciación, puedo tener una pauta de mi indiferenciación al observar hasta qué punto mi reactividad y mi imposibilidad por mantener una distancia emocional hacia mi familia de origen ha tenido relación con mi decisión de poner un océano de por medio entre ellos y yo. En este sentido, comprendí que “diferenciación” nada tiene que ver con distancia o desconexión, y en mi caso se trata de todo lo contrario, tiene que ver con poder estar en contacto individualmente con los miembros de mi familia de origen, a la vez que mantengo claros los límites de mi mí-mismo y me sitúo fuera de los juegos relacionales de los que he sido partícipe y cómplice hasta ahora.

Para mí, diferenciarme es cuando puedo comunicarme con mis padres o hermanos sin reaccionar o discutir con ellos ante algún desacuerdo. Es cuando hablo con algún miembro de mi familia dejando al margen de la conversación al resto. Es expresar mis necesidades, deseos y miedos desde la primera persona. Es cuando, deliberadamente, le cuento a cada uno de ellos la misma noticia por separado y no espero que sea suficiente con contárselo a uno y que este se lo diga a los demás. Cuando decido no ir a Argentina de vacaciones porque no me apetece y cuando decido hacerlo porque los echo de menos. Cuando puedo observar cómo se relacionan entre ellos, sin juzgarlos, pero a la vez sin fusionarme en esa dinámica y en ese lenguaje que me es tan tentador. Y también cuando me puedo acercar y puedo mirarlos de frente, haciéndolos partícipes de mi vida, mostrándoles quién soy yo hoy y cuáles son las cosas en las que creo.

Todo eso es para mí diferenciarme, pero lo cierto es que no es una tarea sencilla, y muchas veces lo que encuentro en ese intento es justo lo  contrario: reactividad, fusión, distancia, juicio y comunicaciones indirectas.

La diferenciación es un movimiento de avances y retrocesos, muchas veces sorprendentes. En mi caso, dada la distancia, es un proceso que debo llevar a cabo de manera consciente e intencional. Debo buscar deliberadamente las ocasiones para diferenciarme, ya que no se me presentan cotidianamente como podría suceder si viviera en Argentina. Es un camino que me conduce desde la reactividad hacia la objetividad, pasando a veces por el reproche y el enredo, y volviendo lenta y paulatinamente hacia la mirada distanciada y el agradecimiento por lo que me han dado. Es poder tomar conciencia de qué mi vida me ha sido regalada, pero ahora es mía, me pertenece y como tal, soy el único responsable de hacer de ella algo valioso y significativo. Diferenciarme, para mí, es respetar, amar y aceptar, sin juicios, quiénes son mis padres y mis hermanos. Diferenciarme es poder saber quién soy yo, quién es Lucas.

Comentarios (2)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.